Contra vientos y mareas : El presente de la ganadería de los hermanos Tardieu

Image

Un cuatreño de Tardieu

Atardecer en La cour des boeufs
Atardecer en La cour des boeufs

     Anclada en las zonas más retiradas de la marisma camarguesa, la ganadería de los hermanos Tardieu lucha a diario para afrontar con dignidad la crisis que afecta al mundo taurino desde finales de la primera década del presente siglo. Louis y su hermano Alain llevan las riendas de una de las ganaderías más emblemáticas del campo bravo galo desde que falleciese su padre Lucien, fundador de la misma a mediados del siglo pasado. Hombres de campo, se dedican en cuerpo y alma a la crianza del toro bravo, por tradición y por pasión por él. Criar y amar al toro es lo que saben hacer, con humildad, paciencia e ilusión. Si siempre su ganadería tuvo gran aceptación entre los aficionados galos, desde hace algunos años los hermanos Tardieu luchan para encontrar novios a las espectaculares corridas de toros que preparan y cuidan con mimo a diario.

     La multiplicación del número de ganaderías desde finales del siglo XX perjudicó a todos, tanto a los propietarios de vacadas históricas como a los nuevos criadores de bravos. Se añadió a esa multiplicación un problema todavía más dramático: la desaparición de la gran mayoría de los espectáculos menores que se celebraba en muchos pueblos franceses. Estos espectáculos se llevaban de pueblo en pueblo, del sur hasta las ciudades norteñas del país. Los ganaderos franceses aprovechaban la existencia de estas novilladas, con y sin caballos, para lidiar gran parte de sus camadas. Muchas veces organizaban ellos mismos estos festejos, con lo cual podían lidiar los productos que en sus fincas criaban. Sin embargo, desde los años 1990, desaparecieron casi por completo los espectáculos taurinos ambulantes.

Image
Plaza de toros de Collioure, antigua propiedad de la familia Tardieu. Fuente : http://collectif-madeleine.blogspot.fr

Collioure, un escenario privilegiado

Serio ejemplar de Tardieu

Serio ejemplar de Tardieu

Serio ejemplar de Tardieu

     Durante las décadas de 1960, 1970 y 1980, el fundador de la ganadería Lucien Tardieu organizó los festejos taurinos que se daban en el famoso pueblo de Collioure. Esta plaza, edificada en 1945, después de que la anterior fuese quemada durante la segunda guerra mundial, fue comprada en 1956 pour Etienne Pouly. Cuando muere, la plaza de toros pasa a ser propiedad de su viuda, la senora Pouly-Tardieu, madre de Lucien Tardieu, entre 1959 y 1975. En 1976, Lucien Tardieu es el encargado de organizar los festejos taurinos hasta que compre el edificio la familia Arnaud en 1989. En aquella época, se celebraban festejos en muchos pueblos de la costa mediterránea, tanto en el Languedoc francés como en la España catalana. Todos los fines de semana había toros en numerosos pueblos, a pesar de la poca distancia que separaba aquellas plazas. El boom del turismo de masa permitía organizar una cantidad de festejos hoy en día inviable. Poco a poco se cerraron las plazas de toros de esta zona costera, quizás porque, al aprovechar la afluencia puntual de turistas, no se consiguió crear núcleos duros de aficionados. Quizás también porque los empresarios de algunas plazas de esta zona no cuidaron la calidad del espectáculo que propusieron al público.

     La última plaza de toros francesa de la costa que se cerró fue la de Collioure. Cerró sus puertas en 2011, después de luchar durante muchos años contra la deserción del público y contra ataques antitaurinos. Fue precisamente esta plaza una de las más importantes que gestionó Lucien Tardieu durante dos décadas. Cada año organizaba por lo menos una novillada en la que lidiaba, en reglas generales, ejemplares marcados con su hierro. Llegó a lidiar 18 utreros en una misma temporada, precisamente en 1970. Generalmente Lucien Tardieu vendía una decena de utreros por temporada, llegando al número de 22 utreros lidiados en festejos mayores en 1968. Durante aquella temporada, sus novillos pisaron los ruedos de las plazas de Beziers, de Collioure, de Vichy, que no celebra toros desde 1991 después de 99 años de historia taurina, y de Frejus, que tampoco organiza festejos taurinos desde que lo decretase el alcalde de la ciudad en 2006. Desde los años 1990, la desaparición de los festejos taurinos de esas numerosas ciudades francesas conllevó una reducción de la demanda de toros bravos mientras crecía la oferta año tras año. En la actualidad, los ganaderos no desempeñan funciones de organizadores de festejos taurinos, exceptuando Luc Jalabert, Simon Casas y Robert Margé, y tienen que enfrentarse a la dificultad de vender sus productos. Cada año se hierran unos 800 machos en tierras francesas, cuando se venden unos 300 machos nacidos en Francia, de todas las edades, durante una temporada.

     Ante un panorama tan preocupante, Louis y su hermano Alain intentan adaptarse a las problemáticas contemporáneas. Acerquémonos a La cour des boeufs (El patio de los bueyes, en español) y descubramos una de las ganaderías más singulares del campo bravo francés.

Entrada de la finca
Entrada de la finca

El día a día de La cour des boeufs

SONY DSC     Amanece sobre las tierras más secas y próximas a la marisma del Vigueirat. Por entre el bosque que se halla pegado a la casa del recién fallecido patriarca, decenas de machos de todas las edades, destinados a ser lidiados a puerta cerrada, se mueven lentamente en busca del heno y de la paja que Alain Tardieu va distribuyendo desde el tractor que conduce su hermano Louis. Cada día, los dos hermanos empiezan sus labores dando de comer a los toros juntos. Cómplices, aprovechan ese momento para repasar al ganado y comprobar su buen estado de salud. Una vez acabada la tarea común, Alain regresa a su finca, en la que pastan las reses de la ganadería que posee con su mujer Frederique, de procedencia Núñez vía José Luis Pereda. Para ver el resultado de la selección llevada a cabo durante las tientas, los hermanos Tardieu apartan todos los toros cuyas hechuras no corresponden a los criterios que se han marcado con el fin de lidiarlos a puerta cerrada. Esta solución ha convertido La cour des boeufs en un cuartel general para los toreros y novilleros que desean prepararse de cara a los compromisos que les esperan. En 2013, solamente se lidiaron seis toros cinqueños en Vergeze. Ese dia se cortaron nada menos que cinco orejas y triunfaron el galo Marco Serrano y el joven matador de toros portugués Antonio Joao Ferreira. A pesar de este importante triunfo, no volvieron a lidiar en novilladas o en corridas de toros los hermanos Tardieu durante el transcurso de la pasada temporada.

Un cuatrero de Tardieu, recién acabado el invierno.

Un cuatreño de Tardieu, recién acabado el invierno.

La herencia de la historia

     Sin lugar a dudas, las ganaderías históricas traen consigo todo lo que conlleva su historia. La vacada de Hubert Yonnet, por ejemplo, se ha convertido en verdadera leyenda larga trayectoria: logros, pero también las ideas preconcebidas con se instalaron con el tiempo. La fiereza de sus toros, que contrastaba con la humilde amabilidad de su propietario, la hicieron famosa hasta tal punto que anunciar una corrida de hierro de la Y se convierte en un acontecimiento. El nombre de la ganadería mueve en masa a los aficionados galos. En menor medida, la ganadería de Tardieu ha conseguido el apoyo de una parte importante de la afición francesa. La seriedad de sus toros y su casta, temidas por los toreros pero admiradas por los públicos, convirtieron la vacada en una referencia del torismo nacional. Pero no solamente el aspecto visual de sus toros permitió alcanzar esos logros ; los interesantes resultados obtenidos por los hermanos Tardieu durante los veinte últimos años participaron en la construcción de un sólido curriculum.

SONY DSC

     En 1991, cuando está a punto de cerrarse la plaza de toros de Vichy, Lucien Tardieu lidia una interesante novillada en esta misma plaza en la que pudieron corta orejas tanto Domingo Valderama como Frederic Leal, padre del joven matador arlesano Marco Leal. Completaba el cartel Nacho Matilla. Dos años después, Frederic Leal reitera su triunfo con reses de Tardieu en Somières, de la que sale con dos orejas en el esportón.

SONY DSC

     La década de los años 2000 ve la ganadería Tardieu confirmar su estatuto de ganadería torista de primer plano. El 1 de julio del 2001, el torero murciano Alfonso Romero triunfa en el coliseo de Arles ante un cuarto de plaza, frente a los toros Desconocido y Mistralero, a los cuales corta una oreja. El diestro francés José Manrubia obtiene también un apéndice del toro Africano, corrido en segundo lugar. En 2002, otra vez en Arles, Swan Soto corta una oreja al negro toro llamado Solitario durante una corrida sobresaliente de la familia Tardieu. Otros tres toros fueron ovacionados ese día cuando las mulillas los arrastraron : Gitanillo, negro listón bragado meano girón y Arlaten, negro, ambos toreados por Anibal Ruiz, así como Carancha, matado por Swan Soto (ovación). En esa misma corrida, el toro llamado llamado Ebanista, negro bragado meano girón, toreado en sexto lugar por El Renco, fue premiado con la vuelta al ruedo.

SONY DSC     Al año siguiente, un toro que había herido a Louis Tardieu en el campo, causándole la fractura de una pierna, gana el premio al mejor toro de la corrida concurso que se celebra tradicionalmente durante la feria del arroz de Arles. Ese toro, toreado por Luis Miguel Encabo, llamado por las circunstancias Rompe-pierna-67, nacido en marzo de 1999, además de alzarse con el premio al mejor toro del concurso, es premiado con una vuelta al ruedo póstuma. En 2004, la vacada vende un total 17 toros y un novillo. Stephan Fernandez Meca y el joven Javier Castaño logran cortar un trofeo a un lote lidiado en el coliseo romano de Arles. En Alés, Javier Valverde consigue también un trofeo durante la corrida de pentecostés.

Armónico macho de Tardieu para el 2014.
Armónico macho de Tardieu para el 2014.

     El año 2005 resulta triunfal para la familia Tardieu. En Dax, el novillero local apodado « El Santo » corta un total de tres orejas en una exitosa novillada sin caballos matinal. En Alés, Tardieu presenta un lote encastado, del que destaca el número 94 caído en manos del colombiano Luis Bolivar. En Saint Martin de Crau, Fernández Meca logra un trofeo del cuarto ejemplar, que protagonizó una importante pelea en cuatro encuentros con el caballo. En Gimont, el novillero arlesano Mehdi Savalli corta una oreja a cada uno de sus oponentes y sale a hombros, mientras El Charra obtiene un trofeo. En Palavas, Marc Serrano, Sánchez Vara y Julien Mileto cortan un total de cuatro orejas a un lote interesante.

SONY DSC

SONY DSC     Al año siguiente, el novillo llamado Barbudo-41, toreado por Antonio Joao Ferreira, gana el premio al mejor toro de la novillada concurso organizada en Lunel. En Carcassonne, Camille Juan triunfa con utreros de la divisa camarguesa y el novillero sin picadores Thomas Joubert « Tomasito » triunfa en su ciudad natal, la romana Arles. Ese mismo año, el novillero Benjamin Gomez se enfrenta a un buen novillo, Revistero-101, en la localidad de Captieux. Otros dos novillos destacan por su calidad durante esa novillada, los llamados Belugo-83 y Solitario-122.

SONY DSC     El novillo llamado Afectuoso-40, negro listón fue, sin lugar a dudas, el mejor representante de la vacada durante la temporada 2007. Fue premiado con una vuelta al ruedo triunfal en Soustons, el 5 de agosto. Joselito Adame le cortó una oreja, mientras Antonio Joao Ferreira triunfaba con otro novillo, obteniendo dos apéndices. En Saint Gilles, Denis Loré corta una oreja a un toro de los hermanos Tardieu. 15 fueron los toros vendidos para corridas de toros esa temporada, 6 los utreros y 23 los erales.

     En 2009, Juan del Alamo consigue un trofeo ante un novillo de Tardieu en la novillada concurso organizada en Tarascon. En 2011, Julien Mileto hace lo propio con un cuatreño de la misma ganadería durante la corrida celebrada en Saint Martin de Crau. A pesar de los buenos resultados obtenidos durante los últimos veinte anos, a pesar de presentar una corrida que ofreció posibilidades de triunfo en 2013 (recordemos que se cortaron 5 orejas durante la corrida lidiada en Vergeze), Louis y Alain Tardieu no tienen vendidas las corridas de toros que preparan en los amplios prados de La cour des boeufs. Pendientes de encontrar algún destino, esperan solitarios en la paz del campo marismeño.

Tardieu, una reserva genética singular 

Ce diaporama nécessite JavaScript.

 SONY DSC    Pasearse por las rastrojeras de La cour des boeufs es, para quien tenga la suerte de poder vivirlo, un lujo para la mirada. La increíble policromía de los pelos de las vacas llama enseguida la atención del contemplador. Del negro al castaño, pasando por el colorado, el burraco, el negro entretelado o bien el cárdeno salpicado, hasta el jabonero lucero, sorprende la cantidad de accidentes cromaticos que se pueden reunir en un mismo lote de vacas. Esta policromía proviene de la disparidad de procedencias que tiene la ganadería de los hermanos Tardieu. Como en otras muchas vacadas galas durante el siglo XX, se ha procedido a una labor de absorción de sangre brava española mediante la introducción de toros de diversas ganaderías de la península ibérica que, con frecuencia, habían sido sobreros en plazas del sur de Francia.

Un precioso jabonero peculiar, procedente del sobrero de Isais y Tulio Vazquez.

Un precioso jabonero peculiar, procedente del sobrero de Isais y Tulio Vazquez.

     Lucien Tardieu empezó su aventura ganadera con reses procedentes de la cruza entre ganado bravo y vacas camarguesas, heredadas de la vacada de Pouly. A estas vacas estuvo echando sobreros de Guardiola que traía de Andalucía para lidiarlos durante las novilladas veraniegas que organizaba en la plaza de Collioure. Otros muchos toros nacidos en tierras españolas convivieron con las hembras de la Cour des Boeufs, durante mas o menos tiempo. Uno de ellos fue un jabonero de Isaías y Tulio Vazquez. Llegó en torno a los años 1950, para lidiarse en Paris pero se salvó al quedar como sobrero. Sin embargo, no volvió a las tierras en las que había nacido: lo condujeron a la ganadería de Pouly donde transmitió su pelo jabonero a muchas crías. Si Tardieu y François André, las dos ganaderías que se formaron a partir de la de Pouly, mantuvieron un tiempo los animales que lucían ese pelo, solamente la primera conserva hoy en día descendencia de aquel sobrero veragueño de Isaias y Tulio Vazquez.

     Posteriormente, se introdujo un toro de Dionisio Rodriguez del que heredan hoy en dia el pelo cárdeno algunos de los animales nacidos en la Cour des boeufs.

Un descendiente del santa coloma de Dionisio Rodriguez que padreó en la ganaderia de Tardieu.

Un descendiente del santa coloma de Dionisio Rodriguez que padreó en la ganaderia de Tardieu.

     En los años 1990, la familia Tardieu apostó por aportar sangre de procedencia Carlos Nuñez a través de la ganadería de Jose Luis Pereda. Sin lugar a dudas, esta cruza permitió mejorar sustancialmente la calidad y la bravura de las reses de Tardieu. De ella proceden numerosos toros importantes que hemos mencionado anteriormente. Hoy en día, la vacada camarguesa ha conseguido un notable equilibrio dentro de unas cruzas tan únicas que hacen de ella una reserva genética sumamente singular.

     En 2013, se compraron varios sementales a Jean-Luc Couturier, actual propietario de las ganaderías de Valverde y de Concha y Sierra, intimo amigo de la familia Tardieu. Marcados con el hierro de El Torero, estos sementales están a prueba este año, con el fin de comprobar si son capaces de refrescar la sangre tan singular que conserva y cultiva con pasión y paciencia Alain y Louis Tardieu. También se compró en ese mismo año un lote de añojas de Escudero de Cortos con la idea de alquilarlas para capeas y becerradas. Cuando se lidiaron, una gran mayoría de ellas dio un espléndido juego, por lo que no se mandaron al matadero y siguen hoy en dia pastando en la Cour des boeufs para completar el núcleo reproductor.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Esperamos que Alain y Louis Tardieu tengan la posibilidad de ver sus pupilos pisar los ruedos de Francia. Justa recompensa seria por la paciente y seria labor realizada en los últimos años.