Los nuevos retos de la ganadería Yonnet

Image

          En las tierras saladas y salvajes de la salina de Giraud, entre Arles y el mediterráneo, se halla la histórica finca llamada La Belugo. En sus llanas extensiones pastan, desde finales de la segunda guerra mundial, los serios toros de la más antigua ganadería brava que Francia posee: la afamada vacada de Yonnet. Creada hace ya más de 150 años, la ganadería de la familia Yonnet ha vivido distintas épocas en las que fue pionera. En efecto, el fundador de la vacada inició la aventura de la cruza entre toros autóctonos, procedentes de la raza camarguesa, y vacas bravas llevadas a Francia con el fin de participar en los festejos taurinos que se celebraban principalmente en los antiguos coliseos romanos de Arles y de Nîmes. Christophe Yonnet fue también pionero en cuanto a la selección del ganado bravo puesto que organizó la primera tienta de hembras que se celebró en Francia el 4 de octubre de 1948, todavía con reses procedentes de la cruza entre ambas razas. Decepcionado por el juego dado por el ganado al que criaba, decide apostar por una sangre brava pura y elimina junto con su hijo todo lo procedente de la cruza en la década de los 50. Al terminar la segunda guerra mundial, le surge a Christophe Yonnet, padre de Hubert, actual representante de la ganadería, la posibilidad de convertirse en el primer criador francés de toros bravos al comprar a Conchita Cintrón un lote de vacas bravas y un semental, de nombre « Verdadero », de procedencia Pinto Barreiros. Por otra parte, Hubert Yonnet fue el primer ganadero francés que consiguió lidiar en España, haciéndolo en las tres plazas más importantes de la península. Cruzó por primera vez la frontera el 21 de junio de 1987, para presentarse en Barcelona con una novillada. Cuatro años más tarde volvería a entrar en el mercado español lidiando esta vez una corrida de toros en Las Ventas de Madrid el 4 de agosto de 1991. Al año siguiente, se presenta la ganadería camarguesa en tierras andaluzas y lidia en Sevilla la primera corrida completa nacida en Francia. Sin lugar a dudas, Hubert Yonnet consiguió abrir un camino para todos los ganaderos franceses, los cuales pueden hoy en día aspirar a presentar sus toros en las principales ferias del panorama taurino.

Hembras bravas de Yonnet, en 1906.

Hembras bravas de Yonnet, en 1906.

SONY DSC          Desde entonces, Hubert Yonnet se empeñó en buscar la bravura de sus reses con afición y paciencia, empleando los recursos que en sus manos tenía. Como la casi totalidad de los ganaderos franceses, recurrió a muchos sobreros que no se habían lidiado en plazas de la comarca para echarlos a las vacas, hasta hace pocos años. Pasaron por la Belugo varios machos marcados con el hierro de Guardiola, otros con el del Marqués de Domecq, y seguramente unos cuantos más que permanecerán en un halo de misterio. A pesar de la diversidad de encastes a los que pertenecían dichos toros echados puntualmente a las tropas de vacas, Hubert Yonnet consiguió crear un tipo de toro muy definido y al mismo tiempo muy singular: un toro hondo, atlético, con un trapío espectacular, astifino, poseedor de una mirada extremadamente seria y, por consiguiente, de una expresión altiva y agresiva.

          Reconocidos por la afición francesa por su encastado comportamiento en los ruedos y por las espectaculares hechuras que en ellos lucen, los toros de la ganadería Yonnet afrontan hoy en dia una nueva etapa, marcada por la renovación de los objetivos de la vacada. Desde hace ya algunos año, Hubert ha dejado las riendas de la ganadería en manos de un joven mayoral apasionado por el toro bravo, Olivier Faure. En pocos años, este último se ganó la confianza de Hubert Yonnet y se vio confiar las labores de selección y de crianza de los toros del mítico hierro camargués.

          En esta nueva etapa, Olivier Faure ha conseguido aportar más nobleza y más toreabilidad a los toros de la ganadería Yonnet, con el objetivo de adaptarla a las exigencias del toreo moderno sin perder lo que hacía hasta ahora su identidad. Sin lugar a dudas, el novillo llamado Pescaluno-964 , indultado en Lunel en 2002. por Emilio Laserno, fue el que dio ese toque de suavidad y de nobleza que hoy en día tienen los animales nacidos en La Belugo. Sus últimos tres hijos serán lidiados este domingo 31 de mayo en la localidad francesa de Alés. En estos tres toros, que llevan los números 14, 16 y 22, tiene una fe y una confianza muy especiales el joven mayoral.

Un cuatreño de Yonnet

Un cuatreño de Yonnet

El periodo de la consolidación

SONY DSC          Si entre 1950 y la década la ganadería Yonnet lidió la mayoría de sus productos de utreros en novilladas picadas, ocupa desde la mitad de la década de los 80 un puesto de privilegio ganado gracias al importante juego dado por las reses en los ruedos galos, tanto en novillada como en corridas de toros. Recorramos juntos la senda de la historia de esta singular vacada.

          A finales de la década de los 80, los toros de Hubert Yonnet dan un juego bastante irregular.  Estos toros defienden generalmente su vida con afán y cierta aspereza. Algunos de ellos se rinden ante el poder, la inteligencia y la técnica de los toreros que los enfrentan, pero suelen ser pocos los que admiten el sometimiento del hombre.

          En 1986, Dámaso Gonzalez logra triunfar con los toros de La Belugo en Saint Vincent de Tyrosse, a los que corta un total de tres orejas. A su vez, los entonces novilleros Roger Ferreira y Sanchez Cubero obtienen cada uno un apéndice en la novillada celebrada el 8 de mayo en Arles.

          Al año siguiente, las reses marcadas con la Y siguen dando un juego muy desigual. Se lidian tres corridas de toros, las cuales resultan bravas pero de escasa fuerza. A pesar de la poca fortaleza de los toros, varios son los toreros que logran triunfar con reses nacidas en La Belugo. La primera de las tres corridas marca un hito en la historia de la tauromaquia en España : en Barcelona, sale de los chiqueros Ouriva-318, el primer toro criado en Francia y lidiado en la península ibérica. Lo torea y estoquea Dámaso Gonzalez, el cual no pudo lucirse ante las dificultades planteadas por la res. El diestro francés Christian Montcouquiol « Nimeño II » consigue convencer al público y da, ese mismo día, dos vueltas al ruedo.

Catalan-311, de Hubert Yonnet lidiado en Barcelona. Foto de Y. Parés, publicada en Le Courrier de Ceret

Catalan-311, de Hubert Yonnet lidiado en Barcelona. Foto de Y. Parés, publicada en Le Courrier de Ceret

El domingo siguiente, en la plaza de toros de Saint Sever, « Nimeño II » obtiene un trofeo de un toro de Hubert Yonnet. El 26 de Julio de ese año, Victor Mendes corta la única oreja de la tarde en Saint Vincent de Tyrosse, ante una corrida brava pero que también tuvo poca fuerza. En Arles, el 9 de agosto frente a una corrida de Yonnet, Paquito Leal recibe la alternativa de manos de Dámaso Gonzalez y de Tomás Campuzano. Los tres toreros logran pasear una oreja por el redondel. En Beziers, José Luis Ramos, Fernandez Meca y El Jose matan un difícil novillada del mítico hierro.

SONY DSC

          Durante la temporada de 1988, los doce toros de Yonnet y los 9 novillos lidiados siguieron planteando muchas dificultades a los diestros encargados de lidiarlos. Solamente Paquito Leal logra imponerse en Arles, apenas un año después de haber sido doctorado, ante una difícil corrida y cortar un trofeo. En el ámbito de las novilladas, el nimeño Denis Loré triunfa el 17 de julio al obtener una oreja de cada uno de los novillos de su lote.

SONY DSC          En 1989, Hubert Yonnet lleva una novillada a Pomarez durante la que Denis Loré consigue, una vez más, sacar provecho de sus oponentes y cortar la única oreja de la tarde. En Arles, Richard Milian, José Antonio Carretero y El Fundi torean la única corrida de toros lidiada por la ganadería afincada en La Belugo y se alzan cada uno de ellos con un apéndice. Un total de siete reses se rejonean en Arles y en una localidad de la costa mediterránea, Frejus.

          Al año siguiente, la vacada camarguesa presenta una novillada en Arles y permite el triunfo de Mariano Jimenez, que sale a hombros del coliseo romano con una oreja de los dos novillos de su lote, y dos corridas de toros, una en Vichy durante la que triunfa Tino Lopes cortando una oreja a cada uno de sus toros y otra en el coliseo romano de Arles.

          El año 1991 marca también la historia de la ganadería: Hubert Yonnet presenta en Las Ventas la primera corrida de toros procedente de una ganadería francesa. A pesar de no permitir el triunfo de muchos toreros, los toros de Yonnet defienden su vida con mucha casta en la localidad francesa de Orthez. « El Soro » consigue el único triunfo de la temporada en esta ciudad del suroeste. Obtiene una oreja de un toro llamado Belugo-701 y otra del negro cuatrero Messorgue-718. Ese día, le conceden a José Antonio Campuzano la oreja de Pebre-735, un toro negro bragado entrepelado que había dado un juego superior en el ruedo. En Madrid, Yonnet lidia sus primeros cuatreños para los matadores de toros Raúl Galindo y a Julio Norte, que confirmaba su alternativa. Lo hizo con el toro Beauduc-717, un animal castaño bragado de 567 kilos. El torero escuchó la única ovación de la tarde ante un toro negro llamado Baracan-704.

4 de agosto de 1991. Plaza de toros de las Ventas.

Reseña de los toros de Hubert Yonnet lidiados por Juan Ramos,  herido en su primer toro, Raul Galindo y Julio Norte.

1. Beauduc-717, nastano bragado de 567kg.

2. Fournelet-703, negro, de 502kg.

3. Faraman-722, negro bragado de 530kg.

4. Imperial-720, negro liston bragado de 593kg.

5. Fangassier-709, negro de 575kg.

6. Baracan-704, negro de 532kg.

          Durante este tramo de la historia de la vacada de Hubert Yonnet, el ganadero se empeñó en consolidar la bravura de sus toros a través de un exigente trabajo de selección. Esta labor se vio recompensada durante la década de los 90, cuando realmente adquiríó la ganadería un notable prestigio entre los aficionados franceses.

Un serio ejemplar de Yonnet para Alés

Un serio ejemplar de Yonnet para Alés, hijo del semental 411, nieto de un toro 810 que se había devuelto a los corrales de Arles después de partirse un piton en 2002.

1992, el año de la revelación

Montsegur-808 de Hubert Yonnet, lidiado en Sevilla

Montsegur-808 de Hubert Yonnet, lidiado en Sevilla. Foto de Y. Parés, publicada en un suplemento del Courrier de Ceret.

          Sin lugar a dudas, la temporada 1992 marcó un antes y un después en la historia de la ganadería Yonnet. En primer lugar porque el 19 de julio Hubert Yonnet lidió en Sevilla el primer lote de toros que había nacido en Francia. Un lote difícil, del que destacó Ulmet-812 lidiado en primer lugar por Antonio Rubio « Macandro ». En esta corrida participaron los diestros Jesús Cardeño y el galo Denis Loré, que no pudieron lucirse por culpa de las dificultades presentadas por los toros de Yonnet.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

          En la localidad francesa de Lunel, Angel de la Rosa conseguía cortar una oreja a cada uno de sus novillos y triunfar en solitario. Ese año, un toro de la ganadería recibe los honores de la vuelta al ruedo postuma en Arles. El toro, Montecristo-815, estoqueado por Oscar Higares, remendaba una novillada de El Pilar. Con él empezaba una impresionante racha en la que muchas reses marcadas con la Y de Yonnet fueron reconocidas con semejantes premios.

          En 1993, Juan José Trujillo, actual banderillero en la cuadrilla de Alejandro Talavante, corta una oreja a un novillo de Yonnet en el coliseo de Arles el 4 de julio. El quinto novillo lidiado ese día por Adolfo de los Reyes da un juego importante. En Saint Sever, José Marubia y Rodolfo Núñez hacen lo mismo ante otra novillada del ganadero camargués: el primero con Arelate-45 y el segundo con el novillo castaño oscuro llamado Mourvin-56. El 15 de agosto, un toro de Yonnet se alza con el premio al mejor toro de la corrida concurso celebrada en Frejus.

          Dos temporadas después, en 1995, el novillo Presumido-263, de capa cárdena (capa que no es frecuente en esta ganadería), derriba al caballo montado por Juan Castro, da un juego extraordinario en la muleta de Vicente Soler Lázaro en la coqueta plaza de toros de Tarascon y es premiado con la vuelta al ruedo. En Arles, le conceden un trofeo Antonio Ferrera de un novillo de Yonnet. El 15 de octubre es, sin lugar a dudas, una fecha clave de esta temporada de 195. En la plaza de Aire sur l’Adour, la afición gala invita a Hubert Yonnet a saludar tras la muerte del quinto toro, después de que Antonio Ferrera realizara una grandiosa faena y se viera entregar dos trofeos. Ese día, también triunfó el manchego Eugenio de Mora, con una oreja de cada uno de los toros que le tocaron en suerte.

SONY DSC

SONY DSC          El año 1996 es para Hubert Yonnet una temporada espectacular, puesto que pudo ratificar los grandes y esperanzadores resultados cosechados el año anterior. Gracias a sus toros, Manuel Caballero y Antonio Urrutia salen de la plaza de toros de Arles con una oreja en el esportón el 18 de agosto. En Nîmes, como en Aire sur l’Adour en 1995, Hubert Yonnet saluda una sonora ovación al finalizar la novillada del 25 de febrero en la que sale a hombros Raúl Blázquez tras cortar un apéndice a cada uno de sus oponentes. En abril del mismo año, el novillo negro bragado llamado Tempan-347 es premiado con la vuelta al ruedo en Arles tras regalar a Eugenio de Mora excelentes embestidas. El diestro manchego de Mora de Toledo le cortó las dos orejas al magnífico ejemplar procedente de la finca La Belugo. Durante esa novillada, Antonio Ferrera pudo cortar una oreja aunque no fuera suficiente para acompañar a su compatriota a hombros.

SONY DSC

          En 1997, Arles es el escenario de otro triunfo rotundo de la ganadería camarguesa. El 30 de marzo, Morenito de Arles corta dos orejas a los novillos de Yonnet y el sexto novillo de la mañana es premiado con la vuelta al ruedo póstuma. En Alés, le conceden a Fernández Meca la oreja del toro de Yonnet durante la corrida concurso de ganaderías organizada.

          Dos temporadas después, Hubert Yonnet repite triunfo en Tarascón el 27 de junio. Los novillos marcados con el hierro de su ganadería permiten al lusitano Mario Coelho triunfar con un total de tres trofeos y salir por la puerta grande de la localidad situada a orillas de Ródano. En Saint Vincent de Tyrosse, este mismo torero portugués vuelve a tener éxito con reses de Yonnet, dando una vuelta al ruedo y cortando las dos orejas del segundo novillo de su lote. En la novillada celebrada el 12 de septiembre de 1999 en Arles, Curro Javier y Sergio Aguilar obtienen un trofeo y dan una vuelta al ruedo después de matar la segunda res que les corresponde. En Beaucaire, Patrick Varin, Frederic Leal y Vicente Soler Lázaro logran corta una oreja a los toros de Yonnet.

          Estos toros conforman el cuadro de honor de la ganadería ya que participaron en la consolidación de la vacada e hicieron de ella un referente tanto a nivel nacional como a nivel internacional. La bravura y la casta que lucieron en los ruedos europeos construyeron alrededor de esta vacada algo próximo a una leyenda, hasta el punto de que su programación resulta ser todo un acontecimiento en la actualidad.

Uno de los tres últimos hijos de Pescaluno, marcado con el numero 22.

Uno de los tres últimos hijos de Pescaluno, marcado con el numero 22.

De lo arcaico a lo moderno

          La década siguiente, de los años 2000, vio cómo cambió de forma notoria el perfil de la ganadería. En efecto, se intentó atemperar las asperezas de los toros de Yonnet para darles más profundidad en sus embestidas, más obediencia y, de esta forma, encauzar la casta para traducirla en una bravura más enclasada y más toreable. Sin lugar dudas, el toro que marcó el principio de esta nueva era fue el novillo Pescaluno-964, indultado en 2002 por Emilio Laserna en la localidad de Lunel. Ya su padre, marcado con el número 351, procedente de un toro del Marqués de Domecq, había permitido ahondar en esos nuevos conceptos. Pero fue Pescaluno el que realmente permitió la evolución del tipo de embestida de los Yonnet. Muchos de sus hijos dieron un magnífico en los ruedos de Francia. Sus tres últimos hijos se lidiarán el próximo 31 de mayo en Alés. Camille Juan, Agustin de Espartinas y Paulita serán los diestros encargados de torearlos y de darles muerte.

Un utero de Françoise Yonnet, segundo hierro de casa.

Un utero de Françoise Yonnet, segundo hierro de casa.

          Después del indulto de Pescaluno, varios fueron los toros y novillos de nota que Hubert Yonnet presentó en las plazas de toros galas. En 2004, la vacada camarguesa lidia dos buenos novillos en Rieumes, quinto y sexto, a los que Alberto Aguilar y Antonio Joao Ferreira cortan respectivamente una oreja. En Beaucaire, Jose Luis Torres obtiene el único trofeo de la tarde ante una novillada que no ofreció mucho juego a Jonathan Veyrunes y a Antonio Joao Ferreira. En Lunel se lidia otra novillada de la que destacaron dos novillos : el primero, Califa-120, lidiado en primer lugar por José Luis torres y el segundo, de pelo cárdeno, llamado Papadilla-117, por Alberto Aguilar.

Imponente res de Yonnet, en la finca de La Belugo.

Imponente res de Yonnet, en la finca de La Belugo.

          Durante la temporada 2005, Hubert Yonnet presenta varios toros que podrían aparecer en el cuadro de honor de la ganadería. El primero de ellos, llamado Mouisset-242, un novillo negro al que Ismael Lopez cortó una oreja en Ceret el 10 de julio. Fue un novillo encastadísimo, dentro de un conjunto de novillos muy mobiles y bravos ante los cuales los novilleros tuvieron que jugarse la vida para dominar tales torrentes de auténtica casta. Otra bravísima novillada se lidió en Roquefort el 14 de agosto. Durante esta novillada, el novillo lidiado en quinto lugar, de nombre Cassaire, fue premiado con una vuelta al ruedo póstuma. Conquistado por el encastado y bravo juego de las reses, el público invitó a los ganaderos a recoger las ovaciones desde el centro del ruedo al finalizar el festejo. En Rieumes, Alberto Aguilar cortó las dos orejas de un novillo de Hubert Yonnet, mientras Mehdi Savalli conseguía un apéndice de un utrero marcado con el segundo hierro de la familia, el de François Yonnet. En Lunel, David Mora logra cortar una oreja a un novillo de Hubert Yonnet, en una tarde en la que el nimeño Camille Juan destacó por su voluntad.

Sardo espectacular de Yonnet

Sardo espectacular de Yonnet

          En cuanto a cuatreños, Hubert Yonnet presenta una corrida en Vergeze, de la que fueron buenos los lidiados en primer y tercer lugar por Swan Soto y por Rodolfo Núñez. En Arles, el 27 de marzo, Denis Loré sale a hombros tras cortar una oreja a Vindix-136, un toro negro bragado, y otra a Metellus-102, del mismo pelo. Durante esta corrida, El Fundi sale de la plaza de Arles con una oreja  del toro Nepox-119, toro que abría plaza, en su esportón. En Beaucaire, el diestro francés Julien Lescarret recibe una gravísima cornada mientras que Fernandez Meca consigue el único trofeo de la tarde ante el quinto toro.

SONY DSC

 SONY DSC         La siguiente temporada es también importante en cuanto a número de toros lidiados y a éxitos obtenidos. En Arles, Hubert Yonnet presenta un magnifico toro, Fructus-219, al que El Fundi corta una oreja. Muy ovacionado en el arrastre, ese primer toro fue sin dudas el mejor del encierro. El diestro madrileño pudo salir a hombros después de corta otro trofeo al toro Crispinus-240, un toro negro bragado salido en cuarto lugar. Un poco más de un mes después de esta interesante corrida, Yonnet envía un serio y bravo lote a Nîmes del que destaca el que sale en tercer lugar, Borno-224, ante el que Denis Loré hace un importante esfuerzo, ganando una vez más el respeto del público nimeño. En Beaucaire, reaparece Julien Lescarret después del gravísimo percance sufrido el año anterior en esta misma plaza, y corta el único apéndice que se otorgó durante toda la tarde. En las novilladas, Antonio Joao Ferreira y el francés Julien Dusseign « El Santo » pasean cada uno una oreja de los novillos de Yonnet en Rieumes.

          A partir de la temporada 2007, se reduce mucho la cantidad de toros vendidos para corridas y para novilladas. En 2007, Yonnet lidia una brava corrida de la que destaca Imperador-305 al que Denis Loré corta una oreja tras otro valeroso trasteo, reafirmando ese día una vez más su estatuto de torero de referencia para las llamadas corridas duras.

          El año 2008 está marcado por la corrida que lidia la ganadería camarguesa en Bayona. El matador de toros colombiano Luis Bolivar torea al mejor toro de la tarde, Fangoso-407, un ejemplar burraco bravisimo en el caballo, y corta una oreja del toro llamado Beauduc-408, negro bragado de 480 kg. Solamente seis cuatreños pisaron los alberos franceses durante esta temporada, y ningún novillo pudo hacer lo propio.

          En 2009, destacan cuatro novillos. Uno de ellos lidiado en Tarascon por Thomas Joubert « Tomasito », al que cortó una oreja. Los tres siguientes fueron a Istres. Con ellos triunfó Raul Rivera, al que se le concedíó una oreja de Gardon-617 y otra de Rious-604, un ejemplar negro bragado meano. Sobresalió también el quinto, llamado Cavaou-607, que correspondió a Santiago Narranjo. En Lunel, una corrida interesante fue lidiada por Mehdi Savalli, por Antonio Joao Ferreira y por Paco Ureña. El matador murciano, Paco Ureña, consiguió pasear un trofeo del sexto, Barbansson-556. Este toro era hijo de Pescaluno, el novillo indultado en esa misma plaza en 2002, y fue premiado con la vuelta al ruedo póstuma.

SONY DSC

          En las últimas temporadas, se pudo comprobar la influencia del semental Pescaluno en el juego dado por sus hijos. Estos presentaron más fijeza, más humillación y más toreabilidad, dando de esta forma satisfacción a los ganaderos y a Olivier Faure, mayoral de la vacada. Varios fueron los toros que satisficieron a los ganaderos camargueses. Entre ellos, un novillo marcado con el número 756, premiado con la vuelta al ruedo en Tarascon en 2010. Al final de esta novillada, Olivier Faure, invitado por los aficionados, recorrió el anillo bajo las ovaciones del respetable. Fueron superiores también los toros llamados Rhony-760, Ourgan-749 y Arlatan, lidiados en abril de 2012 en Vergeze.  El triunfo más rotundo obtenido recientemente fue el conseguido en Ceret el 13 de julio del 2013. Tres de los novillos fueron aplaudidos en el arrastre ese día. Vicente Soler cortó un trofeo de Escaludo-30 y fueron ovacionados los novillos llamados Galapian-8 y Briscon-17.

SONY DSC

          Estos magníficos resultados dan fe del acertado trabajo de selección llevado a cabo durante varias décadas por Hubert Yonnet y más recientemente por Olivier Faure. Con los últimos tres hijos de Pescaluno, que se lidiarán en Alés, se cierra un brillantísimo círculo y se abre un nuevo ciclo del que se esperan tardes importantes y nuevos triunfos.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

De nombreuses informations ici présentées ont été publiées  dans le Courrier de Ceret et dans le journal Semana Grande. Sans ce magnifique travail réalisé quotidiennement depuis 20 ans par Marc Lavie, il nous aurait été impossible d’écrire l’histoire récente de l’élevage d’Hubert Yonnet.