El capricho de la armonía

Si la crianza del toro bravo es una aventura singular para el que puede vivirla, lo es todavía más cuando responde a un capricho sensato. Este es el caso de una familia francesa apasionada por el toro bravo : la vacada que posee la familia Fano, además de tener la singularidad de ser la ganadería brava que está situada más al este del continente europeo, tiene la peculiaridad de buscar, y de conseguir, un toro bellísimo por la coherencia y la armonÍa de las hechuras que luce. Pasearse por los ondulados campos del Vieux-Sulauze, amplia dehesa en la que pastan las reses de Christophe y Juliette Fano, es una delicia para los sentidos : las hierbas de los bosques de los montes bajos desprenden un olor único, las verdes praderas por las que corretean las hembras recién paridas se ofrecen a la vista como un verdadero paraíso terrenal destinado exclusivamente a la crianza de unos guapos animales. Adentrémonos en los campos de Sulauze y disfrutemos de la belleza que resguarda este privilegiado entorno.

SONY DSC

Un lugar de privilegio

Al este de la Camarga, donde las últimas estribaciones del monte llamado Alpilles se diluyen en la inmensa llanura que se extiende hacia Marsella y el mediterráneo, a escasos kilómetros de la ciudad de Istres, se halla la finca llamada del Vieux-Sulauze. Anclada entre un mar de pinos marítimos, la dehesa en la que pastan hoy en día los toros que crían Christophe y su esposa Juliette representa alrededor de quinientas hectáreas de monte bajo y de praderas dedicadas tanto a la crianza del toro como al cultivo de la uva.

La plaza de tienta del Vieux Sulauze.

La plaza de tienta del Vieux Sulauze, rodeada de pinos marítimos.

En los años 1930, el bisabuelo de Christophe Fano, René Eugène Fano, adquiere la magnífica dehesa del Vieux Sulauze sin pensar que, algún día, unos toros bravos pisarían su encorvada superficie. En un principio, se adquirió la propiedad con el objetivo de realizar una inversión. René Eugène había intuido que esta inmensa zona iba a poderse vender durante el periodo de industrialización que se estaba acercando. Desgraciadamente para él, unos años después, el Estado decidió aprovechar las tierras de otra zona, la de Fos-sur-mer, para edificar un complejo industrial dedicado a la importación de hidrocarburo. Dueña de un inmenso territorio desaprovechado por los hombres durante siglos, la familia Fano tuvo que imaginar una forma de explotar su superficie. En ese momento, su hijo Laurent Fano, enólogo de formación, se decantó por dedicarse a la vinicultura y construyó el mayor tesoro de la finca : un importante viñedo a partir del que se produce un vino biológico de alta calidad. Había encontrado una forma de mantener parte de la dehesa y de sacar provecho de ella.

Inicial y antigua plaza de tienta que edificó Laurent Fano.

Inicial y antigua plaza de tienta que edificó Laurent Fano.

Diversificarse para subsistir

Una hembra de Fano escondida entre la "garrigue" de Provenza

Una hembra de Fano escondida entre la « garrigue » de Provenza

Presidida por una elegante capilla, arraigada solitaria y serena en la cima de un relieve rocoso, la finca del Vieux-Sulauze comprende un importante caserío en el que, antiguamente, vivían los agricultores que cultivaban las tierras más llanas de la dehesa. En la actualidad, Christophe Fano ha confiado la gestión del viñedo a personas ajenas a su familia para dedicarse plenamente a la crianza del toro bravo : es, hoy en día, de los pocos ganaderos franceses que ha logrado mantener un equilibrio económico fundamental para poder vivir de la crianza de las reses bravas. Por ello, Christophe y Juliette Fano diversificaron sus actividades con el fin de incrementar la rentabilidad de la explotación agropecuaria. Entre ellas, una de las mas importante es la venta directa de la carne de toro ya que corresponde a un veinticinco por ciento de los ingresos de la ganadería. Frente a una demanda en constante aumento, la familia Fano ha tenido que adaptar e incrementar su producción.

El caserío está rodeado por un paraje único, el de la llamada « garrigue », típica de la zona de la Provence, un monte de bajo árido y salvaje arraigado a las rocas calcáreas. Por el ondulado relieve de la dehesa viven los toros de Fano : procedentes de dos encastes distintos, el de Murube-Urquijo y el de Atanasio Fernández, las reses de la vacada tienen a su disposición más de 400 hectáreas para vivir en casi total libertad. Los amplísimos cercados de bosque y de pradera en los que pastan son de los de mayor amplitud que haya en el territorio bravo francés : les ofrecen una multitud de refugios donde esconderse. Formando clanes rivales, ocupan zonas alejadas del mismo cercado y se reúnen diariamente para comer, cuando les lleva los complementos alimenticios el mayoral Denis Sánchez, un enamorado del toro bravo que en su día probó su fortuna como novillero sin caballos.

Denis Sanchez, actual mayoral de la ganadería

Denis Sanchez, actual mayoral de la ganadería

Al atardecer, cuando el sol desaparece lentamente del horizonte, se instala entre la baja y densa vegetación del monte bajo un llamativo silencio. Los últimos rayos de sol difunden una onda delicada de calor entre la flora autóctona por la que los toros juegan al escondite. Su conocimiento del terreno es tal, y la dificultad del hombre para acceder a él es tan grande, que resulta casi imposible engañarlos.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Pasión Urquijo 

Como muchos ganaderos franceses, el inicio de la aventura ganadera tuvo como especificidad el romanticismo que la impulsó. Lejos de ambicionar tener en su mano una ganadería de primera fila para lidiar en plazas de maxima responsabilidad, Laurent Fano compró sus primeras cabezas de ganado con el fin de limpiar los monte bajos del Vieux Sulauze : un ganadero camargués, Marcel Mailhan, amigo de la familia, había aconsejado al enólogo poblar sus montes con animales bravos para evitar que los bosques se densifiquen. Laurent siguió el acertado consejo que le dio su amigo. Con el paso del tiempo, la familia Fano se aficionó por la crianza del toro bravo y se decantó por buscar la calidad en las embestidas de sus productos. Criado entre los extensos montes bajos del Vieux Sulauze que su padre había poblado de reses bravas, Christophe Fano se apasionó rápidamente por la crianza de ese animal tan singular. Por ello, tomó la decisión de tomar el relevo de su padre y cogió las riendas de la vacada en los años 90.

Un precioso ejemplar murubeño de Fano.

Un precioso ejemplar murubeño de Fano.

A finales del pasado siglo surgió, para la familia Fano, la oportunidad de adquirir la casi totalidad de una ganadería española singular, por el prestigio de sus propietarios y por su procedencia : en 1999, Christophe y su esposa Juliette compran a la viuda de Antonio Ordóñez, Doña Pilar Lezcano, la casi totalidad de la ganadería que anunciaba a su nombre. Nueve utreros, trece erales, sesenta-y-una vacas de vientre y el semental Organista-1, nacido en 1994, abandonan los campos de Los Tinahones con destino a tierras de la Provenza francesa. Empezaba para la familia Fano una nueva, apasionante y apasionada aventura.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Christophe Fano se encontró con un tesoro genético en sus manos cuando tuvo la posibilidad de comprar la punta de ganado que conservaba con discreción la segunda esposa y viuda de Antonio Ordóñez : En 1980, ante los graves problemas económicos sufridos por Carlos Urquijos, el maestro de Ronda había aprovechado la oportunidad para hacerse dueño de una mítica vacada y, consiguientemente, de un capital genético único. Con los astados procedentes de los campos utreranos del famoso « Cortijo de Juan Gómez », creaba su segundo hierro, y lo anunciaba a nombre de su segunda esposa. Sin embargo, con otra ganadería a cargo, la que anunciaba a nombre de Antonio Ordónez, de procedencia Atanasio Fernández, el torero rondeño no quiso o no pudo llevar dos ganaderías simultáneamente : cuatro años después de adquirir la vacada de Urquijo, se desprende de la casi totalidad las reses que la componían al venderlas a José Murube Escobar. Lo que no cuentan la Historia es que Antonio Ordóñez y, posteriormente, su viuda conservaron un reducido núcleo de hembras y de machos que mantuvieron hasta que Pedro Trapote comprara la ganadería a finales del siglo XX. En 1998, fallece Antonio Ordóñez y al año siguiente su viuda vende gran parte de las hembras de procedencia Urquijo a Christophe Fano. Con ellas, viaja el semental Organista-1 junto con su abuela, Organista-26, y su madre Organista-72: ambas vacas engendraron una de las familias actuales más importante de la ganadería. En el año 2000, Pedro Trapote Mateo compra la dehesa de Los Tinahones con todos el ganado que por sus tierras pastaba : emprende desde entonces una paciente labor de consolidación de la vacada anunciada como Herederos de Antonio Ordóñez.

El semental Organista-1 de Pilar Lezcano. Fotografia :

El semental Organista-1 de Pilar Lezcano. Fotografia :

Desde 1999, la familia Fano se ha volcado con la crianza del toro de encaste Urquijo y lo hace con el gusto y la pasión que solo pueden tener los buenos aficionados. Al pasearse por los campos del Sulauze el observador puede comprobar rápidamente que Christophe y Juliette Fano cuidan con sumo mimo unos preciosos animales respetando las hechuras que siempre tuvieron los toros que en su día modeló Carlos Urquijo en tierras del « Cortijo Juan Gómez » : Finos de cabos, estrechos de sienes, bajos y reunidos, los urquijos de la familia Fano son un modelo de buen gusto y de armonía.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Simiente privilegiada

En los meses que siguieron la adquisición de la vacada de Pilar Lezcano, Christophe y Juliette Fano pudieron comprobar de primera mano la calidad de los productos comprados : seis de los nueve novillos marcados con el hierro de Pilar Lezcano que se trajeron a Francia, fueron lidiados en la plaza de toros de Garlin por Juan Bautista, El Fandi y Sebastian Castella, dando un juego relativamente decepcionante. La ganadería arrastraba desde en los años ochenta, cuando Urquijo se había desprendido de la ganadería, un importante problema falta de fuerza. Ordóñez había abandonado pronto su intento de recuperación de los « urquijos » y cuando llegó la vacada a las manos de la familia Fano, ésta tuvo que buscar soluciones. Si el ganadero considera que todavía no se ha resuelto del todo el problema, mediante aportación de animales de similar procedencia con el objetivo de refrescar, sí ha notado una importante mejoría. Prueba de ello, los continuos triunfos cosechados a lo largo de las últimas temporadas en festejos de rejones.

Bonito eral de Christophe Fano

Bonito eral de Christophe Fano

Durante la temporada 2006, un importante eral de procedencia « urquijo » permitió el triunfo del entonces novillero Patrick Oliver, en Palavas. Al año siguiente, la familia Fano lidió cuatro corridas de rejones, en las plazas de Istres, de Lunel, de Saint Remy de Provence y de Ejea de los Caballeros. Dos de ellas se saldaron con un triunfo importante de la ganadería : en Ejea de los Caballeros, Christophe Fano debutaba con sus urquijos en España. Sus toros, Miralrio II-64, Palmero-68, Miralrio III-66, Pendencerio-69, Narciso-72 y Miralrio I-58, dieron un juego magnífico, permitiendo a los rejoneadores lucirse. En Istres, saltó al ruedo un quinto ejemplar calificado de superior por la prensa taurina. Dada la excelente condición de los animales presentados en la plaza llamada del « Palio », los aficionados invitaron al ganadero a saludar una clamorosa ovación al finalizar el espectáculo.

Erales de la ganadería

Erales de la ganadería

En 2008, en el coqueto ruedo de Plaisance du Gers, los becerristas Sergio Blanco y Cristian Escribano logran triunfar ante buenos astados de Fano. Al año siguiente, una importantísima corrida de rejones permite el éxito de Andy Cartagena en una plaza francesa de primera categoría, la de Bayona. Con cuatro orejas y un rabo en su esportón, sale a hombros de la plaza de Lachepaillet junto a Sergio Galán. En 2010, los toros de Fano propician otra vez el triunfo de los rejoneadores en Alés : Manuel Manzanares firma un importante éxito cortando un total de tres apéndices. En esa misma plaza de toros, Álvaro Montes y Sergio Galan obtienen un trofeo de los ejemplares de Fano el 5 de junio del 2011.

Espléndido toro de Fano al atardecer.

Espléndido toro de Fano al atardecer.

Los buenos resultados cosechados por la ganadería Fano en tan poco tiempo permiten vislumbrar el excelente fondo de la simiente comprada a la viuda de Antonio Ordóñez. Con paciencia, tiempo, trabajo y seriedad, Christophe Fano conseguirá, sin lugar a dudas, compensar la falta de fuerza de los animales y extraer toda la esencia de la bravura del toro de Urquijo abriendo líneas.

Hechuras de uno de los "urquijos" de Fano

Hechuras de uno de los « urquijos » de Fano

Abrir lineas 

La tarea que Christophe Fano se ha propuesto consiste fundamentalmente en abrir líneas para evitar que la consanguinidad fije carácteres susceptibles de impedir que el fondo de bravura de los animales se exprese en los ruedos. El semental Organista-1, con el que empezó la selección de Christophe Fano era fruto de un cruce intrafamiliar : por parte de madre y de padre, era nieto de un semental que tuvo Pilar Lezcano llamado Realito-10. De las sesenta vacas de vientre que compró Christophe Fano en 1999, algunas eran hijas del Realito-10. Otras eran sus nietas, engendradas por el semental Narciso-58, hijo de Realito-10. Más allá de estos sementales, las demás vacas procedían de otros seis sementales, los llamados Raberon-11, Empleado-8, Jaqueton-65, Juridico-61, Obrador-8 y Jubilante-5.

Los descendientes de Realito-10

Uno de los descendientes de Realito-10 y de Narciso-58.

Durante quince años de atenta selección, Christophe Fano ha conseguido identificar algunas familias que no suelen fallar : las ochavitas, ladrilleras y organistas suelen dar un juego superior en los ruedos. De la última reata, se lidió en 2013 un ejemplar sobresaliente durante un festival celebrado en la plaza de toros de Vauvert. Marcado con el numero 19, Organista ofreció a Louis Husson la oportunidad de dar un toque de atención.

SONY DSC

En 2007, con el objetivo de ampliar el núcleo reproductor, la familia Fano trae a los campos del Vieux Sulauze un lote de vacas de Pablo Hermoso de Mendoza, algunas marcadas con el hierro de las ganaderías de Luis Terrón y otras con el de Domínguez Camacho. Con ellas llega un semental con historia, un animal que había dado importantes satisfacciones al rejoneador navarro, de nombre Saeto. Dicho reproductor había sido regalado a Pablo Hermoso de Mendoza por el Pedro Gutiérrez Moya « Niño de la Capea ». Con esta nueva adquisición, Christophe Fano consiguió enriquecer el patrimonio genético de la ganadería dentro de la línea Urquijo y refrescar la base procedente de la vacada de Pilar Lezcano. Desde entonces, dos hijos del Saeto, los llamados Ojalado-34 y Obtuso-42, han sido aprobados y padrean desde varias temporadas. En 2014, un nieto de Saeto marcado con el número 68, hijo de Obtuso-42 y de una vaca de Pablo Hermoso de Mendoza, estuvo cubriendo las vacas con el fin de proseguir la labor de refrescamiento de la ganadería. Dentro de dos años se podrán contemplar los resultados de la operación llevada a cabo a principios del año.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Cerrar el círculo

Ante el incremento de la demanda en cuanto a venta directa de carne, y con el fin de optimizar la rentabilidad de la explotación ganadera, Christophe y Juliette Fano se hicieron cargo en 2010 de una corta ganadería francesa de procedencia Atanasio Fernandez, la llamada del Palmeral. Situada en el pais vasco francés, la vacada del Palmeral nació de una íntima amistad que vinculaba a Olivier Martin, antiguo dueño de la misma, con Antonio Ordóñez. Por esta relación de amistad Olivier Martin crea en 1992 su propia ganadería en Francia : A partir del semental Sultanillo-3 y de sus dos hijos Testarudo-54 y Bocinazos-30, Martin levanta una de las primeras ganaderías bravas anclada en el suroeste del hexágono. Durante dieciocho años, Olivier Martin se empeñó en consolidarla a pesar de las dificultades que encontraba : logró debutar con una novillada con caballos en 1996 e hizo lo propio con una corrida de toros en 2001. Durante estos años, a pesar de los diversos refrescamientos que llevó a cabo con reses procedentes de la ganadería de Scamandre, de la línea Lisardo Sánchez a través de Valdefresno, Olivier Martin optó por abandonar la aventura ganadera y la vendió a Christophe Fano.

Un eral del Palmeral, en los montes del Vieux Sulauze

Un eral del Palmeral, en los montes del Vieux Sulauze

Esta última adquisición permitió a Christophe, sin buscarlo realmente, cerrar un circulo simbólico y reunir las dos ramas que crió el maestro de Ronda, Antonio Ordóñez. Desde entonces, Christophe y su esposa llevan conjuntamente las dos vacadas.

El capricho de Antonio Ordóñez

Antonio Ordóñez había formado su primera ganadería en 1957 con vacas y sementales del salmantino Atanasio Fernández.  Dos años después, otro lote de hembras y de sementales de la misma ganadería había completado el núcleo reproductor inicial. El diestro rondeño se había decantado rápidamente por la rama charra del encaste Conde de la Corte con la que conseguiría algunos de sus éxitos más rotundos.

Antonio Ordoñez y sus toros.

Antonio Ordoñez y sus toros.

La compra del Palmeral supuso para la familia Fano el descubrimiento de un tipo de toros muy distinto al del Urquijo. Potentes, serios, con gran alzada, los machos de procedencia Atanasio Fernández están sorprendiendo positivamente a sus nuevos propietarios desde el año 2010 : si muchos de ellos se lidian en festejos menores, principalmente en novilladas sin caballos, están sacando un fondo de bravura de innegable interés. Si quizás en los últimos Olivier Martin se había resignado a abandonar la aventura ganadera, había conseguido darle más fortaleza a sus toros y había cosechado unos éxitos destacados durante la década de los años 2000.

Antonio Ordoñez tentando en la ganadería de Atanasio Fernandez en 1955

Antonio Ordoñez tentando en la ganadería de Atanasio Fernandez en 1955

Yiyo toreando a Lanzaquema-19, de Antonio Ordoñez, en Las ventas en 1083

Yiyo toreando a Lanzaquema-19, de Antonio Ordoñez, en Las ventas en 1983

Entre los machos que conformarían el cuadro de honor de la ganadería está Bilbanoso, toreado por Javier Perea en Soustons el 10 de agosto del 2003, premiado como mejor novillo de la novillada concurso o el bravisímo Lanzaquema-62 toreado por Juan Carlos Cuba en Saint Sever el 24 de agosto del mismo año. Con un toro de esta familia, Lanzaquema-19 toreado por « Yiyo » en Las Ventas, Antonio Ordóñez había conseguido en 1983 el premio al toro más bravo de la feria de San Isidro. En 2005, un grandioso real de nombre Cubatero recibe el homenaje póstumo de la vuelta al ruedo en Bayona. En Floirac, un hermoso ejemplar de pelo burraco, Aturdido-18, es premiado con la vuelta al ruedo después de ser desorejado por el entonces becerrista « El Santo ». El torero landés repite triunfo en esta misma plaza de Floirac con un importante eral llamado Pechero en 2006. El azteca Joselito Adame acompañó a « El Santo » en el triunfo, consiguiendo un total de tres orejas ante buenos ejemplares del Palmeral. La ganadería vasca presentó otro lote interesante en Bayona el 15 de agosto del 2006 : Alejandro Carmona obtiene un trofeo de Aturdido-75 y el galo Román Pérez otro de Sultanillo-76. Al año siguiente, tres cuatreños pisan la arena del coso de Lachepaillet : uno de ellos, Fabriquito-32 da la cara con bravura ante un valiente Julien Lescarret. En 2008, el novillero francés Matthieu Guillon triunfa con rotundidad ante erales del Palmeral, saliendo a hombros con tres orejas en su esportón. La ganadería vasca consigue un nuevo éxito en la plaza de Bayonne el 7 de agosto de 2009 con un importante novillo : el cuarto, Escamillo-33, recibe los honores de la vuelta al ruedo póstuma después de ser toreado por El Nieto, cuya labor fue premiada con el corte de un apéndice. Dos meses antes, los erales del Palmeral habían protagonizado una interesante novillada sin caballos matinal : el tercero, Cubanosito-30, de la ilustre reata de los « cubanosito », familia a la que pertenecía el toro de Antonio Ordóñez indultado en 1965 en Jerez, es arrastrado bajo las ovaciones del público, durante una justa vuelta al ruedo.

Cubanosito, Negro zaino, de Antonio Ordonez, indultado en 1965 en Jerez.

Cubanosito, Negro zaino, de Antonio Ordonez, indultado en 1965 en Jerez. Fotografia Hierro y Divisa, sacada de la revista El Ruedo.

El ilusionante futuro

El amplio cuadro de honor de las dos ganaderías de las que hoy en dia Christophe Fano lleva las riendas demuestra el fundamento que tienen todas las esperanzas que sus dueños ponen en ellas. En un futuro inmediato, Christophe y Juliette quisieran poder comprobar el comportamiento de sus urquijos toreados a pie, en novillada o en corrida de toros. Los buenos resultados alcanzados últimamente avalan el buen trabajo realizado durante los últimos años y dejan la puerta abierta a la posibilidad de anunciar la ganadería próximamente en un festejo formal. Merecido premio sería para una familia dedicada entera y apasionadamente a la crianza del bello toro de encaste « Urquijo ».

Christophe Fano, cabalgando hacia un futuro ilusionante

Christophe Fano, cabalgando hacia un futuro ilusionante

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s