El nuevo rumbo de Concha y Sierra

         SONY DSC         El próximo domingo 5 de abril, la histórica ganadería de Concha y Sierra iniciará una nueva andadura en el coso francés de Aignan : con un nuevo propietario a su mando, Jean-Luc Couturier, la vacada lidiará en esa fecha su primera corrida completa desde de su traslado a los llanos campos franceses de la Crau. Con una afición desmedida, Jean-Luc Couturier prepara con sumo mimo la corrida que presentará dentro de dos semanas en Aignan. Creó el primer tauródromo edificado en Francia con el objetivo de someter a los animales con frecuencia, tres veces a la semana desde hace más de un año, a un ejercicio físico pensado para proporcionarles el fondo suficiente para la expresión de su bravura en el ruedo. A escasos días de su lidia, los variopintos toros de Concha y Sierra lucen un inmejorable aspecto, prueba del mimo con el que Jean-Luc Couturier cuida a sus pupilos.

SONY DSC

SONY DSC         Con la ambición de devolver al hierro su prestigio, el nuevo propietario de la vacada ha empezado a tomar el pulso de la ganadería tentando dos camadas de eralas y lidiando varios machos. Uno de ellos, Golosino-17, destacó por su buena condición en Arles, durante la novillada concurso celebrada en apertura de la pasada feria del Arroz. Un hermano suyo, de espectacular pelaje, marcado con el número 13 del guarismo 1, ha sido tentado y aprobado recientemente por el novillero galo Andy Younes. Apoyándose en la buena labor realizar por la familia Garcia Palacios, anteriores dueños de la vacada, Jean-Luc Couturier empieza a definir las orientaciones y la estrategia de selección que llevará a cabo en los próximos años. Para ello, en este lento proceso de selección, la lidia de los toros en el contexto de la plaza de toros es una prueba fundamental y la tarde del próximo 5 de abril permitirá a Couturier medir in situ el rendimiento comportamental y genético de los animales adquiridos hace apenas dos años.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

         Los toros, en su mayoría cinqueños, preparados para lo que supone la vuelta del histórico hierro al coso de Aignan veinte años después de protagonizar un interesante espectáculo (el 16 de abril de 1995, Michel Lagravere, Pepin Liria y Adolfo de los Reyes se habían repartido un total siete orejas) serán toreados por Javier Castaño, Manuel Jesus Pérez Mota y Alberto Lamelas. Nacidos en la sierra de Huelva, fueron trasladados hasta Francia a los tres años, al no reseñarse para la novillada celebrada en Madrid. Aquel día, sus hermanos de camada (Pinguino-18, Florido-37, Manico-17, Bermellon-47, Recogedor-3 y Coscorron-41) habían cerrado un ciclo, destacando el primero de ellos, Pinguino-18 por su nobleza y su notable embestida por el pitón izquierdo. Hijos de los sementales Alconero-53 (del 2003), Artesano—52 (también de la camada del 2003) y de Rastrillo-58 (nacido en el 2004), los toros preparados para el 5 de abril en los espectaculares campos de Coste-Haute lucen una llamativa y característica variedad cromática en sus pelos. El más espectacular de ellos es, sin duda alguna, un cárdeno entrepelado herrado con el número 28, de nombre Campanillo. Sus hermanos Campanero, Granadino, Camarero, Pillado, Aceituno y Bordador acompañarán a Campanillo-28 para defender los colores de la divisa blanca y negra.

Una vuelta a Francia esperada y deseada

 

Sans titre2

Los padres de la bravura

Sementales Concha y Sierra

 

Sementales concha y sierra 2

Presente y futuro de Concha y Sierravacas de concha y sierra

Cuadro de honor contemporáneo de Concha y Sierra

Capture d’écran 2015-03-24 à 11.17.46