Rehuelga, la esperanza de la estirpe Buendia

Rehuelga : La nueva esperanza del encaste Buendia.

Hembras asaltilladas de Rehuelga en las rastrojeras. Al fondo, Benalup Casas Viejas.

         Sin lugar a dudas, la temporada francesa ha estado marcada por el rotundo éxito de una pequeña joya del campo bravo español, la ganadería santacolomeña de Rehuelga. En la plaza de Saint Martin de Crau, la divisa andaluza protagonizó un gran espectáculo el pasado 26 de abril, consiguiendo un hito llamativo : dos de los ejemplares que componían el encierro, lidiados en tercer y cuarto lugar, fueron premiados ese día con la vuelta al ruedo póstuma. Su propietario, Rafael Buendía, consiguió con esta exitosa corrida hacerse con el premio a la mejor corrida de la temporada del sureste de Francia, otorgado por los Clubs taurinos Paul Ricard. Después de estar cuatro años alejada de los ruedos galos, y dos temporadas después de lidiar su último cuatreño en una plaza de toros española, la vacada gaditana firmó un regreso de nota al primer plano del orbe taurino. Además de Rehuelga, varias ganaderías tradicionales volvían a lidiar en Francia tras varios anos de ausencia : ahí están los afortunados casos de Felipe Bartolomé, tras quince años de ausencia, o de Guardiola. Otros tuvieron menos afortuna, como fueron los casos de Barcial, después de haber estado ausente de los ruedos galos durante siete temporada, o del Marqués de Albaserrada diez años después de lidiar su ultima novillada picada en Francia, cuyos novillos o toros ofrecieron un pésimo juego en Vic-Fezensac y en Vergèze respectivamente.

Atardecer en tierras de Rehuelga. Fiereza y belleza del Buendia

Atardecer en tierras de Rehuelga. Fiereza y belleza del Buendia

El germen de la calidad

Vida de los machos de Rehuelga descansando en la rastrojera

Vida de los machos de Rehuelga descansando en la rastrojera

         Desde la partición de la ganadería matriz (la de D. Joaquín Buendía) en 1996 en cuatro hierros (Rehuelga, Bucaré, La Amarguilla y Joaquín Buendía), Rafael Buendía cuida con esmero el tesoro heredado de su padre. Dicha división fragmentó el imperio que había levantado Don Joaquín Buendía con la ayuda de su padre y de su padrino, Don Felipe Bartolomé, y causó, en parte, la rápida desaparicion de los cuatro hierros de la familia en los carteles de las principales ferias. A pesar de este delicado contexto inicial Rafael Buendía se empeñó en levantar una ganadería de calidad.

         Tal fue la calidad conseguida en tan poco tiempo que algunos de los sementales seleccionados por Rafael Buendía padrearon en otras ganaderías de esta estirpe, dando resultados francamente buenos. Entre ellos, caben destacar un ejemplar llamado Gallareto y marcado con el número 1, que participó en la consolidación de otro hierro, el de Bucaré, y otro que padreó en la vacada que siempre estuvo estrechamente vinculada con el hierro matriz, la de Felipe Bartolomé.

Dos toros bajos, reunidos, armónicos de Rehuelga

Dos toros bajos, reunidos, armónicos de Rehuelga

         Los buenos resultados cosechados principalmente en novilladas picadas, celebradas eso sí en plaza de primera importancia, tienen una sencilla explicación : el rigor sensato aplicado para la selección del ganado. Ese rigor le llevó a desprenderse de 120 de las 200 vacas heredadas, nada más empezar la aventura de Rehuelga. También le permitió conseguir el respeto de sus compañeros criadores del toro de procedencia Buendia, llegando a considerarlo como uno de los mejores ganaderos de la estirpe Buendia. Y es que la labor desempeñada por Rafael Buendía a lo largo de estos 18 años se sostuvo en un principio básico fundamental : el respeto de la armonía de las hechuras del toro concebido por Don Joaquin Buendía. Este principio le llevó, a Rafael Buendía, a disminuir el tamaño del toro, sin quitarle la seriedad que requieren las plazas más relevantes del panorama taurino.

         En muy poco tiempo pudo comprobar el éxito de su apuesta y cosechó los primeros éxitos : nueve años después de coger las riendas de la ganadería, se presentaba felizmente en Madrid con cinco novillos el 2 de abril del 2006. Benjamín Gómez cortaba ese día una oreja al utrero llamado Cerillero. La afición madrileña ovacionaba con fuerza a dos de los novillos lidiados, de nombre Ventero y Tabernero. En 2008, el coso Pignatelli de Zaragoza veía el hierro gaditano convencer a la afición maña : Jaqueton-12 y Caralegre-8, toreados por Diego LLeonart, y Olivero-29, que atesoró un excelente pitón izquierdo, matado por Fernando Tendero, recibían una ovación al ser arrastrados por las mulillas. Ese mismo año, Matanegro-6 era premiado en Calasparra como Mejor Novillo de la Feria.

         La temporada siguiente, volvió el hierro de la 4B a lidiar en Zaragoza, obteniendo de nuevo un éxitoso resultado : José Manuel Mas cortó una oreja a cada uno de sus oponentes, Fragoso y Fabricante, el primero de ellos fuertemente aplaudido al arrastre.

         Ante tan buenos resultados en novilladas picadas, el hierro de Rehuelga subió un peldaño en 2010 y presentó su primera corrida de toros en la localidad francesa de Aignan. Javier Valverde y Luis Bolivar aprovecharon la noble condición de sus respectivos toros para triunfar : el primero cortando un trofeo a Vendaval-19 y otro a Matablanca-21, el segundo desorejando al último toro de la tarde, llamado Fandanguero-24. Además de esta corrida, Rehuelga lidió un toro llamado Relator en la corrida concurso de Vic-Fezensac con el que Luis Bolivar vio su labor silenciada. En Madrid, en cambio, Victor Barrio cortaba la oreja de un buen novillo, Rompecapa-14.

En las crestas del alterado terreno de Rehuelga, un bonito ejemplar.

En las crestas del alterado terreno de Rehuelga, un bonito ejemplar.

Uno de los últimos animales destacados lidiados fue el toro n°12 reseñado y toreado por Sanchez Vara en Cenicientos para la encerrona que protagonizó en 2012. Dicho toro, de imponente presencia, le permitió triunfar tras cortar los dos apéndices del animal. Este fue el último cuatreño lidiado en una plaza de toros hasta la temporada 2014.

Serio toro de Rehuelga al que Sanchez Vara cortó las dos orejas en Cenicientos.

Escandaloso-12, nacido en 2008. Serio toro de Rehuelga al que Sanchez Vara cortó las dos orejas en Cenicientos.


Cuadro de honor

  • Cerillero, lidiado en Madrid el 2 de abril del 2006 por Benjamín Gómez (oreja).
  • Ventero, lidiado en Madrid el 2 de abril del 2006 por Soto de Jerez (silencio).
  • Tabernero, lidiado en Madrid el 2 de abril del 2006 por Perez Mota (silencio).
  • Jaqueton-12, lidiado en Zaragoza el 1 de junio del 2008 por Diego LLeonart (silencio). Aplaudido al arrastre.
  • Caralegre-8, lidiado en Zaragoza el 1 de junio del 2008 por Diego Lleonart (silencio).
  • Olivero-29, lidiado en Zaragoza el 1 de junio del 2008, por Fernando Tendero (vuelta al ruedo).
  • Matanegro-6, lidiado en Calasparra en 2008. Premio al mejor novillo de la feria.
  • Fabricante, lidiado en 2009 en Zaragoza por José Manuel Mas (oreja).
  • Fragoso, lidiado en 2009 en Zaragoza por José Manuel Mas (oreja). Aplaudido al arrastre.
  • Fandanguero-24, lidiado en 2010 en Aignan por Luis Bolivar (dos orejas).
  • Rompecapa-14, lidiado en 2010 en Madrid por Victor Barrio (oreja).
  • Arlequin, lidiado en Saint Martin de Crau el 24 de octubre del 2009 por Mehdi Savalli, a puerta cerrada. Indultado.
Arlequin, indultado en Saint Martin de Crau por Mehdi Savalli

Arlequin, indultado en Saint Martin de Crau por Mehdi Savalli


 

Sombrerero y Jilguerito en el Cuadro de Honor

Jilguerito-21, fotografiado dos años antes de lidiarse en Saint Martin de Crau.

Perfil asaltillado de Jilguerito-21, fotografiado dos años antes de lidiarse en Saint Martin de Crau.

         En el cuadro de honor de la ganadería, para la temporada del 2014, aparece el magnifico ejemplar llamado Jilguerito-21, por el que el público de Saint Martin de Crau pidió el indulto tras protagonizar un extraordinario tercio de varas y emplearse con una clase y una profundidad excepcionales en las telas manejadas con excelsa suavidad y refinado gusto por Morenito de Aranda. Este extraordinario ejemplar peleó con inusitada convicción bajo el peto, en tres encuentros espectaculares, humillando y metiendo los riñones : la banda de música le tributó un emocionante homenaje cuando se arrancó galopando desde el centro de la plaza en el tercer encuentro, bajo la atronadora ovación del público. En la franela, embistió a cámara lenta, con ese ritmo pausado que requiere la entrega total y humillada del animal. Ante él, Morenito de Aranda cuajó la faena que los aficionados franceses recordarán como más importante de su paso profesional por Francia. A pesar de la petición importante, aunque no unánime, de indulto nacida entre el público, el presidente creyó oportuno no concederlo antes de que Morenito de Aranda fallara repetidamente con los aceros. Moría de forma penosa e injusta un toro excepcional que, sin lugar a dudas, hubiera aportado muchísimo a la ganadería gaditana. Seguramente había influido en la decisión del presidente la vuelta al ruedo con la que ya había premiado al toro anterior, un ejemplar encastado y emocionante llamado Sombrerero. Éste había caído en manos del joven matador de toros francés, Tomas Dufau, que hizo un esfuerzo importante para alzarse al fiero comportamiento de su oponente. Con Jilguerito, Sombrerero marcó un antes y un después en la Historia de los Buendia lidiados en Francia.

Sombrerero, premiado con la vuelta al ruedo postuma en Saint Martin de Crau, fotografiado de eral.

Sombrerero, premiado con la vuelta al ruedo postuma en Saint Martin de Crau, fotografiado de eral.

         Rafael Buendía y sus hermanos lidiaron otra corrida con especial atractivo durante la temporada 2014, y lo hicieron una vez mas en un coso francés : la plaza de toros de Tyrosse acogió la presentación en Francia del carismático diestro mexicano, Rodolfo Rodriguez « El Pana ». Para su singular y tardío debut en el hexágono, la empresa comandada por Roberto Piles había reseñado un armónica corrida marcada con el hierro de la 4B, mas reunida y menos ofensiva que la que se lidió meses antes en Saint Martin de Crau. El hierro gaditano consiguió triunfar de nuevo, especialmente gracias a un excelente ejemplar, marcado con el número 7, toreado por Paco Ureña.

aa

Almendrito-11, en la paz de un atardecer de otoño. Se lidió también en Saint Martin de Crau

Conquistar nuevos horizontes

SONY DSC

         Cae el sol con su templada luz sobre las blancas paredes de las casas de Benalup Casas-Viejas agarradas a las estribaciones del ondulado terreno. Desde el camino que bordea el amplio cercado en el que pastan, tranquilas, las hembras con sus correspondientes crias, se aprecia la imagen panorámica del pueblo gaditano. El berreo de las vacas rompe el silencio del momento. El hato de vacas emprende lentamente un movimiento, caminando hacia un misterioso rumbo, como si todos los animales habían decidido conquistar nuevos horizontes, convencidos de llegar a buen puerto. En ellos están puestas todas las esperanzas de una familia ganadera cuya lucha por mantener y mejorar el legado heredado de Joaquin Buendía empieza a tener recompensas, justo premio a la seriedad de la labor realizada.

SONY DSC

Vaca de Rehuelga con hechuras ibarrenas.

         Del centenar de vacas que hoy en dia componen el núcleo reproductor de Rehuelga, destacan sus finas hechuras, algunas más ibarreñas como es el caso de Sanitaria-97 y otras más asaltilladas, como Abejita-237 del guarismo 8. Otras, en cambio, presentan un aspecto distinto, característico a las ganaderías de la estirpe Buendía.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Estos últimos años, Rafael Buendía ha recurrido a varios sementales, de los cuales destacan algunos por la calidad de los productos que dieron. Entre ellos está el toro Sombrerero-3, nacido en el año 2004. Le acompañan el llamado Tabernero y el precioso Avispa cuyas hechuras son ejemplares. También cubrió las vacas el toro indultado por Mehdi Savalli en Saint Martin de Crau, Arlequin, cuyos productos están dando satisfacción al ganadero y a su familia.

¿Perspectivas de futuro? 

SONY DSC

Recién nacido en Rehuelga.

SONY DSC            Si el rotundo triunfo de Saint Martin de Crau le vuelve a abrir las puertas de las plaza de toros de Francia, cabe preguntarse si la resurrección del pasado 26 de abril podrá permitir a la ganadería de Rehuelga asentarse a corto, medio y largo plazo en las principales ferias galas. Desgraciadamente, de momento parece que el aficionado francés tendrá que esperar hasta el año 2016 para volver a ver una corrida con el hierro de Rehuelga : como en muchas vacadas españolas, la crisis económica obligó a reducir el número de animales destinados a festejos mayores. Muchos machos fueron lidiados con dos años, en festejos sin picadores, festivales, becerradas, novilladas sin picadores. ¿Empresas y clubes taurinos organizadores tendrán suficiente memoria como para acordarse del éxito de la ganadería en Saint Martin de Crau? ¿Podrá, Rehuelga, emprender un proceso de desarrollo y así aumentar el número de reses reproductoras? La importante y discreta labor llevada a cabo por Rafael Buendía al frente de Rehuelga merece, por el interés del toro procedente de la estirpe Buendía, verse recompensada para que, por fin, pueda el excelente ganadero que es Rafael Buendía levantar una ganadería con mayores dimensiones. La supervivencia del toro de Buendía necesita que la ganadería que encabeza la representación de la estirpe Buendia en las plazas de primera importancia como es el caso de La Quinta esté acompañada y respaldada por otras que actualmente, por circunstancias, se mantienen como pueden, en un segundo plano : ahí están el hierro inicial de Joaquín Buendía y los de Felipe Bartolomé, Pallarés y Rehuelga.

Grises douceurs

SONY DSC

Un air frais venant du nord épouse les rondes formes du bosquet de Tenque, un de ces paradis sauvages que la Provence conserve encore. Il caresse les feuilles des chênes verts derrière lesquels la troupe de femelles se cache jalousement comme pour mieux préserver la richesse génétique qui coule dans les veines des reines de ce bosquet. Cet air silencieux porte le verbe amoureux de Manu Turquay, un jeune homme fidèle à l’encaste Santa Coloma que la passion pour le taureau a un jour épousé. Répondant aux doux appels de leur protecteur, les vaches cárdenas avancent une à une, lentement, vers la vaste et longiligne prairie. Derrière chacune de ces perles grises gambadent allègrement et de manière désordonnée les nouveaux nés. SONY DSCChaque animal s’émancipe de la solitude dans laquelle il était plongé avec une curieuse confiance, pour participer spontanément à une étrange procession, comme s’il s’agissait là de fêter l’adoration d’un être. Si le bétail brave qu’élève Manu Turquay semble éprouver pour lui une véritable dévotion, le jeune homme ne cache pas le bonheur et l’affection qu’il a pour ces animaux qu’il traite avec une surprenante familiarité. Il ne doute pas un instant pour mettre pied à terre et aller caresser ces mêmes vaches qu’il a mises à l’épreuve de la pique quelques années auparavant. Nous conterons plus loin quelque anecdote succulente.

Face à ce spectacle que la nature offre à nos yeux, le regard de Manu Turquay s’illumine : il contient deux flammes qui conjuguent l’humble passion qu’il éprouve pour le taureau et l’espoir de pouvoir récolter un jour les fruits de l’aventure familiale entreprise par son père Jean-François.

SONY DSC

Intuition et croisements intrafamiliaux

SONY DSCLorsque Jean-François Turquay acheta en 1996 l’élevage d’El Siete, lequel était composé d’un semental nommé Pablo-9 et d’un total de vingt-cinq vaches provenant de la ganadería de Pablo Mayoral, il dut affronter une énigme tout à fait singulière : lors de l’achat, il ne put obtenir les informations généalogiques correspondant au bétail acquis et, sans ces éléments, il lui était impossible de savoir quelles étaient les relations de parenté qui existaient entre chaque animal. Il dut alors improviser et appliquer une méthode de sélection traditionnelle. Il réunit les vaches en fonction de leur morphologie et il parvint ainsi à définir deux lignée bien distinctes. A partir de celles-ci, il put commencer à travailler. Le semental Pablo fut alors amené à couvrir des vaches qui pouvaient être ses filles ou bien ses propres soeurs. Contrairement à ce que l’on pourrait penser, cette technique de sélection, qui générait un fort taux de consanguinité, n’eut pas de conséquences néfastes sur l’élevage. Au contraire, elle figea un type spécifique. On vit disparaître petit à petit les pelages typiques à l’encaste Veragua, pelages jaboneros que l’on retrouve aujourd’hui encore chez Pablo Mayoral, l’élevage matriciel. Les robes santa colomeñas, au contraire, s’affirmèrent et ce sont elles qui dominent aujourd’hui un troupeau véritablement splendide. On retrouve ces robes cendrées souvent saupoudrées de pigments vazqueños provenant d’un taureau de Vicente Martinez qu’avait mis Pablo Mayoral sur les vaches cárdenas de Juana de Cervantes.

Le semental Pablo-9, fondateur de l'élevage de Jean-François et d'Emmanuel Turquay. Il a couvert les vaches entre 1996 et 2002.

Le semental Pablo-9, fondateur de l’élevage de Jean-François et d’Emmanuel Turquay. Il a couvert les vaches entre 1996 et 2002.

Une vache cendrée de la famille Turquay

Une vache cendrée de la famille Turquay

Jean-François Turquay avait employé durant une décennie une technique de sélection intra-familiale qu’avait utilisé Juan Pedro Domecq y Diez dans les années 1950 pour constituer le noyau fondamental de son élevage. Dans cette folle et passionnante entreprise, la famille Turquay voit aujourd’hui ses efforts récompensés. Les toreros font peu à peu confiance au bétail que Jean-Francois et Manu Turquay élèvent entre les plaines de Crau et les bosquets de Camargue. Dernièrement, Fernando Robleño et Javier Castaño ont eu l’occasion de découvrir l’élevage et de teinter plusieurs becerras de qualité. Tout semble indiquer que la famille Turquay pourra voir prochainement les produits de l’élevage familial fouler les pistes des arènes de Provence ; c’est, du moins, tout ce que l’on peut lui souhaiter.

 

SONY DSC

Deux taureaux pour construire l’avenir

Nevoso-273, semental de l'élevage Turquay, fils de Pablo-9

Nevoso-273, semental de l’élevage Turquay, fils de Pablo-9

Depuis le décès de Pablo-9, le semental qui avait servi à édifier les fondations de l’élevage implanté entre Crau et Camargue, Jean-François Turquay et son fils Emmanuel travaillent patiemment à la dépuration de leur élevage. Ils sélectionnèrent tout d’abord deux fils de Pablo, Bonito-305 et Nevoso-271, lesquels couvrirent les vaches marqués du T sur les terres du Clos de ânes que le grand-père d’Emmanuel avait acquises. Avec ces deux sementales, Emmanuel tenta de dessiner clairement les deux lignées que nous évoquions précédemment, à partir desquelles il allait pouvoir jouer.

Nevoso apporta satisfaction et il marqua un retour au pelage cendré, cárdeno. Celui-ci s’était dilué et rares étaient les vaches portant ce pelage lors de l’achat de la ganadería par la famille Turquay. Ce semental engendra à son tour deux sementales qui vinrent renforcer la prédominance du pelage cárdeno dans le troupeau : Albanito et Victorino.

Le dernier semental approuvé par Emmanuel Turquay, Victorino-672, né en 2006. Il est le fils de Nevoso-271 et petit-fils de Pablo-9.

Le dernier semental approuvé par Emmanuel Turquay, Victorino-672, né en 2006. Il est le fils de Nevoso-271 et petit-fils de Pablo-9.

Emmanuel compte désormais sur le dernier d’entre-eux afin de poursuivre la reconstruction de son élevage, en attendant de pouvoir importer, dans un futur qu’il espère proche, du sang Buendía afin d’enrichir le capital génétique de son élevage et de revenir à un type de taureau plus orienté vers cette rame de l’encaste Santa Coloma.

Ce diaporama nécessite JavaScript.

Généalogie des sementales de l'élevage Turquay

Généalogie des sementales de l’élevage Turquay

Buendia et Zaragoza

Viborilla 45 G-8 de Felipe Bartolomé

Viborilla 45 G-8 de Felipe Bartolomé

Dimanche 23 Avril, Zaragoza célébrera sa traditionnelle corrida concours. Chaque année celle-ci réserve de bonnes surprises. Cette année, un taureau de Felipe Bartolomé (présenté ci-dessus) sera toréé par Antonio Ferrera. Agressif, de morphologie et de caractère, Viborilla représentera l’élevage andalou qui connut ses heures de gloires au cours de la deuxième moitié du XXème siècle.

Antonio Ferrera, Serafín Marín et Alberto Álvarez lidieront des taureaux de Felipe Bartolomé, Juan Luis Fraile, Salvador Guardiola Fantoni, Torrestrella, José Luis Osborne et d’Adelaida Rodríguez.